2

UNA EXPERIENCIA CON EL ARNES

INVERSION DE ROLES.

Vivo en Madrid y estoy casada, dentro de poco cumpliré 50 años muy bien llevados. Tengo un amante que fue uno de mis primeros novios.

Hace diez años que eché a mi marido del dormitorio y aunque vivimos juntos no tenemos relaciones.

Con mi amante tengo una relación muy buena, salimos casi todos los sábados por la noche a cenar a tomar unas copas y luego a la cama en su casa.

Yo soy multorgasmica y con me corro entres tres y cinco veces por cada relacion. El tiene mucho aguante y yo me corro enseguida.

Hace un par de años que el empezo a interesarse por la dominación femenina, a mi el sado es un tema que nunca me ha interesado y él lo sabe.

Empezaba a pedirme que me sentara sobre su cara y como era divertido y me daba placer lo haciamos a menudo, El empezo también a hacerme sexo oral por delante y por detras con bastante frecuencia algo que antes no parecia interesarle.

Un dia empezamos a jugar, yo estaba viendo la televisión vestida en su casa y el empezo a desnudarse pero yo estaba atenta al programa.

Como no me dejaba tranquila le empece a masturbar, estando desnudo de rodillas delante de mí, yo la verdad ví se que excitaba mucho pero seguí haciendo el juego de que estaba atenta la televisor.

El se corrio sobre mis medias muy excitado. Entonces me dijo: Me gustaria que me dominaras en la cama, podias pegarme unos azotes o algo así.

Yo rechazé el tema de inmediato. Ya sabes que el sado no me gusta cariño, le dije.

La semana siguiente despues de cenar fuimos a tomar la copa a su casa pues ya era un poco tarde. Cunado llegamos él tenia el ordenador en la mesa del salón instalado, Y esto le dije? Vamos a ver una pelicula. No, son de sado no te preocupes... me dijo.

El sirvió unas copas y empezamos a acariciarnos, de repente puso el ordenador para ver una pelicula que se llamaba strapon tryouts o algo asi.

La pelicula era de una morena con un arnés que se mete en la cama con una rubia y un tio que al principio se hace el dormido en la cama.

De repente la pelicula me empezó dar morbo, la morena se estaba follando a la rubia mientras el tio estaba atado en la cama, La morena cuando acabó con la rubia se puso a follar al tio por el culo con el arnés ayudado por la rubia.

El notó que me estaba excitando, ¿Que pasa te gusta eh?

Sí, me da como morbo la morena esta con el arnés.

Esa noche no se las veces que me corrí, estaba muy excitada por el video. El no se habia corrido porque decia que estaba cansado.

Con una copa de más y despues de mis orgasmos seguia empapada.

Date la vuelta le dije. Y empece a meterle despacio los dedos en su culo, ¿te gusta? Le pregunté.

Metí todos los dedos y con un poco de crema que encontre por allí le meti el puño hasta la mitad, como había visto tamben en la pelicula, El morbo que me daba tenerle cogido por el culo era tremendo. ¿Que te gusta? Le volvi a pregunatar.

Ni respondió. Se corrió entre espasmos y gritos.

A mi se me habia olvidado el tema pero a él por lo visto no. A los quince dias volvimos quedar y él insistio en tomar la copa en su casa.

Me encontré otra vez el ordenador sobre la mesa del los sofás, ¿Que? ¿hoy hay peli porno tambien? dije con tono de cachondeo. Si algo así me dijo, sonriendo.

Puso una pelicula donde una morena, agarraba a un tio le ataba las manos a la espalda le obligaba a hacerle un oral y luego se ponía un arnés y se lo follaba hasta correrse.

No me excité tanto como la vez pasada pero la verdad me dio morbo.

Subimos a la habitación e hicimos el amor varias veces, él seguia sin correrse.

No te quieres correr, ¿quieres que te haga algo?

Si ahora que lo dices se me habia olvidado que he comprado un juguete. Yo me quede de piedra.

arnes consolador

Se levantó de la cama y volvió con un paquete: lo abrió y sacó un arnés de latex negro con dos penes uno para fuera y otro para dentro.

Pontelo a ver que tal te queda. me dijo. Yo estaba muerta de risa pero para seguirle el rollo y como tenia un whisky de más me lo puse, casi me caigo al ponermelo y empece a reirme sin parar. ¿Que te parece?. Le dije.

Me miré al espejo del dormitorio y la risa se me corto, sentí una impresion tremenda, morbosa y como si aquello me diera un poder que no habia sentido nunca.

El me miraba divertido sentado en la cama. Yo puse cara seria y le dije,

Oyes, quieres lo probamos, no me importa...

El se tumbó boca abajo y se puso una almohada bajo la tripa, yo puse al pene un lubricante que habia en la mesilla que habiamos usado en alguna ocasion. Me puse de rodillas sobre él y apunte el pene a su culo.

Con cuidado empece a penetrarle. ¿Te hago daño carino? me dijo que no, negando con la cara.

En un par de minutos lo tenia dentro de su culo y al principio no sabia como moverme , me eche sobre él y le agarré sus manos con las mías.

No se como, de forma natural cogí el movimiento adecuado para follarle el culo.

El empezó a gemir de gusto.

Yo empece a sentir sensaciones que nunca antes habia experimentado. Mucho morbo, sensación de poder y una especie de revancha por lo mucho que él me habia hecho sufrir al no querer casarse y tener yo que hacerlo con otra persona, con una relación que ahora estaba acabada.

Pasaron muchas cosas por mi cabeza, pero entonces empece a sentir mucho placer y me concentré en follarle el culo lo mejor que podía.

Increiblemente sentí que me venía un orgasmo, lento pero intenso y diferente de los que solia sentir al hacer el amor con él.

¿Que pasa? me dijo él, Que me he corrido... te lo puedes creer? le dije.

¿Otra vez? ¿Como ha sido? Me preguntó.

No se, mucho placer, muy intenso, especial.

Y tu, te corres o que?

Sin sacarla empece a follarle el culo de nuevo y empece a acarciarle el pene por un lado con mi mano. Al par de minutos los dos nos fundimos en un orgasmo agotador.

Tanto que me dio un medio calambre en una pierna.

Cuando me pude recuperar me quite el arnes y vi que salia un chorrito de flujo de mi vagina, me tumbe junto a él y le pregunte que habia sentido.

El gusto mas grande de mi vida, me dijo.

Ese día cambio un poco nuestra relación y me di cuenta que me habia perdido muchas cosas por no haber probado anets estas experiencias.

Click to share thisClick to share this